Monday, February 27, 2006

OPINIÓN: POLIFACÉTICA PERSONALIDAD


Las relaciones humanas cada día van de mal en peor en la sociedad de consumo violento; es decir, ya cada individuo por el hecho de ser Colombiano se encuentra estigmatizado como guerrillero.

Pero el foco central de éste ensayo, es hablar sobre la forma como los jóvenes de hoy en día se comportan en los diferentes establecimientos que existen en las metrópoli. La jerarquización de clases sociales aun existe pero son menos recalcadas como en la antigüedad. Un ejemplo de ésta situacion diaria que es invisible para muchos sería la forma de hablar de una persona la cual ha nacido bajo el seno de una familia recata y ejemplar, donde lo ha tenido todo en su vida, y la contraparte, sería aquella persona que desafortunadamente ha vivido en barrios marginados por la maldad, donde su léxico no es tan recatado y fino como el anterior, pero que de todas maneras se hace entender con su peculiar manera de expresar las cosas; por ejemplo: una persona de clase media-baja, para referirse a su amigo del alma hablará de: "Ñero", "Parce o Parcero", "Compa", "Perro" (en el buen sentido de la palabra), entre otras, y la persona de clase alta se referirá asi: "Osea Güevón", "Marica", entre otras expresiones. El interrogante entonces se plantearía de ésta manera. ¿Cuál es la diferencia entre un término y otro?, ¿Cuál se escucha mas adecuado y cuál no?

En si, la juventud ha venido cambiando después del exilio de todos aquello intelectuales que aportaban para el buen desarrollo de una sociedad impecable a nivel social, político y lo mas importante, como decían los españoles la protección de su herencia en cuanto a la raza, la religión y el Idioma.

La universidad, un mundo diverso de pensamientos, ideales, modas, formas de hablar y actuar de sus estudiantes, hace que se convierta en un sitio complejo de entender y adaptarse a el. Claramente en un establecimiento de educación superior de cualquier ciudad, se puede observar a simple vista que existen grupos de personas que simbolizan una cultura urbana y los otros que no pertenecen a ninguna se limitan a observar y dejar pasar. Pero si se observa con ojo "clínico" a éstas personas, no es difícil deducir que la moda y la música son los factores más influyentes en la personalidad del jóven del siglo XXI; claro que en el pasado no muy lejano, los Beatles hicieron de su música una cultura y un éxito que incluyó al más pequeño. Otro factor de éste fenomeno "juvenil", puede ser el fanatismo al cual se le pueden atribuir a los medio de comunicacion, ya que gracias a ellos absolutamente todo se publica y se sabe y hace que se formen grupos de opinión y se consoliden como organizaciones de cualquier ámbito social.

Pero, para responder aquellos interrogantes planteados al inicio del texto, opino que no hay ninguna diferencia entre términos, lo puedo asegurar ya que vivo en ese entorno de palabras, muchas veces con sonidos intolerantes para algunos, para otros sera muy normal, y el mas adecuado o no, eso lo decide cada persona en su manera de incorporarlo a su vocabulario personal. Lo paradójico, es que nunca se verán a estas clases sociales interactuando juntas por el simple hecho de "diferencias", pero que a mi juicio, todos somos seres humanos y la capacidad del periodista es tolerar y beneficiar a los menos favorecidos que cada día se empobrecen más, y ya casi no les está quedando la sopa de letras para hablar.

1 Comments:

At 7:04 PM, Anonymous Anonymous said...

Muy buena opinion, en realidad, la sociedad está muy dividida y lo triste es que nadie hace nada para contribuir con las personas excluidas del resto, un buen ejemplo, aparte del texto, son los desplazados por la violencia en Colombia.

 

Post a Comment

<< Home