Wednesday, May 17, 2006

ENTREVISTA: DOCTOR CRISTIAN AYOLA (PSIQUIATRA DE PAMBELÉ)


El 17 de mayo a las cinco de la tarde, las periodistas Sharon Garzón y Sandra Aristizabal, entrevistaron por vía telefónica a Cristian Ayola, psiquiatra de Antonio Cervantes “Pambelè” ex campeón mundial de boxeo, quien actualmente radica en la ciudad de Cartagena.

Sharon Garzón: Cristian, ¿cómo llegó el caso de Pambelé a sus manos?

Doctor:
Bueno… el caso de Pambelè llega a mis manos porque una hermana de Pambelè, me busca en el hospital San Pablo, posiblemente recomendada por alguien que no recuerdo, y me dice que estaba en un estado muy lamentable, haciendo cosas indebidas que estaba golpeando a la gente, que ataca personas en la calle, que pasa consumiendo alcohol y drogas, que está muy mal, en términos generales ellos quieren hospitalizarlo, entonces yo le digo que haga lo posible por llevarlo, pero me dicen que es muy difícil porque no hay quien haga esto, entonces no hay forma de conducirlo al hospital, yo le proporciono unas gotas que se las dan en una bebida, él se duerme y lo llevan al hospital, entonces, ya en el hospital se despierta en la unidad de cuidados intensivos del Hospital San Pablo, en la unidad de cuidados intensivos de psiquiatría.

Sandra Aristizabal: ¿Doctor, a raíz de la publicación del libro ha tenido más reconocimiento como psiquiatra o solo se ha convertido en un protagonista más en la vida de Pambelè?

Doctor:
no, yo pienso que no, yo ya llevaba mucho tiempo de ser psiquiatra en la ciudad y tenía bastante reconocimiento y también bastante clientela y no precisamente por el reconocimiento del libro.

Sharon Garzón: ¿Qué fue lo más difícil de todo el tratamiento de Pambelé?

Doctor:
Lo más difícil fue cuando Pambele estaba hospitalizado en San Pablo, y comenzó una presión social muy grande, para que se le diera un tratamiento especial, que la gente suponía que no estábamos en capacidad de darle en el país y pues Pambelé es su ídolo y por supuesto la gente lo idolatran, no solo la comunidad sino los medios de comunicación, entonces había una presión extraordinaria, los medios de comunicación iban casi diariamente al hospital con cámaras de televisión a pedirle entrevistas sobre su estado, su evolución y a pedir informes de cómo seria su tratamiento a futuro y para, saber pues, la recuperación de él, entonces llega un momento en que definitivamente no sabia que decirles en cuanto a algo que les garantizara, o que fuera seguro que les pudiera ayudar, teniendo en cuenta su estado de salud.
Entonces fue cuando Germán Darío Hernández, y me hace una pregunta y me dice que proyecto tenemos para Pambelé y pues yo no tenía nada preciso, nada pensado y pues se me ocurrió que se le podía dar un tratamiento fuera del país y le dije a Germán Darío, lo que se puede hacer es manejarlo fuera del país para quitar la presión que traían los medios de comunicación sobre nosotros y sobre él mismo porque eso no va a hacer favorable para su recuperación.

Yo tenía conocimiento que en Argentina, había un hospital para trastornos sobre abuso de sustancias, que era muy moderno, estaba recién inaugurado y había muy poca gente hospitalizada, entonces mencioné en primer lugar ese hospital, y en segundo se me ocurrió Cuba, no sé, de pronto se me acercó y me dijo que la mejor alternativa sería Cuba porque allí había un régimen radical posiblemente al tener menos probabilidad de conseguir la droga en la calle, bueno eso fue una mención que ya no quiero… (Transferencia), llegué a mi casa a la una de la tarde aproximadamente y todos los noticieros de televisión estaban diciendo que Pambelé se iba para Cuba, y entonces yo quedé sorprendido porque dije pero ¿Cómo? si eso se me acaba de ocurrir, no hacia más de una hora, un poquito más de una hora, yo lo he dicho con una eventualidad, una posibilidad, como una alternativa, no fue algo que se halla dicho que es seguro, que ya los medios de comunicación daban por seguro que había un plan para llevar a Pambelé a Cuba, y todos decían lo mismo, y esa repetidora de una idea que no era real, se convirtió en una realidad, por supuesto.

Sandra Aristizabal: Bueno, cuál fue la reacción de la familia de Pambelé al haber sido una familia exitosa y después llegar a ser una familia otra vez común y corriente, y los hijos que pensaron de su padre.

Doctor: yo pienso que a la esposa le dolió mucho todo lo que pasó, que Pambelé tuvo muchos momentos para haber tenido una mejor vida cuando se retiró del boxeo y que también pudo haberle dado una mejor vida a su familia, pero los hijos en si, pues, lo que pude entrevistar, me parecieron personas muy tranquilas, muy sensatas, muy conformes, muy aceptadoras de la realidad de ellos, no vivían eso con dolor, con tristeza, con nostalgia, el hecho de que su papá ya no fuera famoso, y no pudiera darles cosas, oportunidades que hubieran podido tener si el papá hubiera seguido siendo famoso, hubieran seguido teniendo dinero, pero los veía a ellos muy conformes, muy tranquilos y aceptando mucho esa realidad, me parece una posición muy inatural por parte de ellos.

Sandra Aristizabal: para finalizar, ¿La enfermedad de pambelé tiene cura o ya es una persona que no tiene una esperanza de pronto de mejorar?

Doctor: no, las enfermedades mentales cuando son graves no tienen propiamente cura sino tratamiento, la enfermedad mental de Pambelé por lo que he visto parece un trastorno que se llama bipolar, es un trastorno que tiene dos ciclos, uno de aceleración, hiperactividad, mucha irritabilidad, impulsividad, y otros ciclos donde la persona estaba bien, triste o apagada, o en un estado de normalidad, tienen esos ciclos de hiperactividad y cuando comienza a consumir con mayor frecuencia alcohol y drogas y se dispara es un episodio muy agudo que es cuando se desorganiza la conducta y se vuelve muy agresivo.

Yo pienso que su enfermedad, es una enfermedad mental de base, y que posiblemente tiene unos factores familiares, unos hereditarios, y otros factores ambientales que también permitieron que la enfermedad se manifestara. Pero cuando los factores ambientales pudieran desaparecer, la enfermedad sería un impacto dividorio, que podría hacer que un día tomara la conciencia que está enfermo de esto y se educara en este sentido y pudiéramos hacer el tratamiento, no solamente quiere decir que va al hospital y se lo hacen contra su voluntad y a la fuerza, sino que es la etapa en el que el malestar pasa.

Se debe hacer un control con estabilizadores del humor, posiblemente para evitar una recaída, entonces esto es muy angustiante, pero siempre en crisis, siempre en hospital, y nunca presencié la oportunidad de manejarlo en sus estados intrecríticos, en esos periodos ínter críticos, es cuando hay que replantear bien el tratamiento para que las crisis no se den, porque esto es una enfermedad cíclica, y como tal tiende a repetir cada cierto tiempo, por eso ustedes ven que hay épocas en que no saben nada de Pambelé, es quieto, tranquilo, no se sabe nada de él, por qué, si él igual podía estar consumiendo alcohol y drogas en una cuestión permanente, los escándalos serian permanentes, pero los escándalos ciertas cosas seguían siendo tan determinados por el alcohol.

Es un periodo de irritabilidad e hiperactividad, que son los efectos por la enfermedad que él padece.

Bueno Cristian gracias por tu colaboración, muy amable, muchas gracias, chao.