Thursday, May 18, 2006

INFORME ESPECIAL

SEMINARIO INTERNACIONAL EN COMUNICACIÓN ESTRATÉGICA
INFORME ESPECIAL
Por Sandra Aristizàbal

La Universidad Externado de Colombia, inició su festejo por los 30 años de la facultad de Comunicación Social –Periodismo, el pasado 15 de mayo, con la intervención del profesor español Rafael Alberto Pérez, pionero en Comunicación Estratégica, dictando un Seminario donde se abarcaron las cinco claves para navegar en el siglo XXI.

Simultáneamente, la charla se presenció en Barranquilla, Medellín, Manizales, Bucaramanga, Risaralda, y en diferentes universidades de Bogotá, por medio de la video conferencia.

Se llevó a cabo en el auditorio principal del Externado, donde tuvo una audiencia total de profesores de diferentes facultades, algunos decanos y alumnos de la Facultad de Periodismo entre otros, con la intervenciòn tambièn de AFACOM.
El doctor Miguel Méndez Camacho, decano de la facultad, comenzó el discurso de bienvenida a todos los presentes, seguidamente, el doctor Antonio Roveda Hoyos, cordinador acadèmico, dirigió unas palabras de gratitud por la presencia del doctor Alberto Pérez, nombrando algunos de sus premios y logros obtenidos a través de 40 años de vida profesional, como Presidente de consultores Quantumleap, 33 años como profesor de la Universidad Complutense de Madrid, 20 obras editadas. Estrategias de Comunicación premiado al mejor libro en Íbero América, entre otros. A continuación, se le dio cabida a éste para que divulgara su discurso.

La introducción que dio el doctor Pérez, se basò en la organización, el futuro y la estrategia, que equivale a una mejor comunicación de manera armónica. Donde la estrategia nos sirve para cambiar la sociedad a mejor; la comunicación, nos sirve para cambiar la cultura de una organización, además, para articular las percepciones dispuestas, compartir las metas y el camino.

El futuro nos sirve para vivir en èl, pero no existe el futuro sino un abanico de futuros. La responsabilidad del comunicador radica entonces en convertir lo real en el mejor futuro.

Finalizado la introducción, y un esbozo del tema principal, se dio a conocer las cinco claves para navegar en el siglo XXI.

La primera, consiste en tener una mente de nuestro tiempo, una frase célebre, es: “Somos nuestros propios bisabuelos”.

Miramos la realidad desde otra visión, pero es necesario cambiarla, a muchos les puede parecer excesivamente abstracto y poco práctico.

El punto de partida es, la visión del mundo que heredamos: didáctica, antagonista, fragmentaria, estática. Con un cambio sociocultural, postmodernismo y fragmentario del discurso.

Hay cambios en las reglas jurídicas y fácticas: pluralismo, multiculturalismo y los limites del mando constitucional, el cambio del equilibrio político: el poder difuso y el cambio interaccionista: del poder de la información (datos) al poder de la comunicación (valores).

En conclusión, esta regla es la fragmentación de la confrontación, al sueño de la racionalidad y a la visión convencional.

La segunda regla, es entender la organización como un sistema, la frase célebre es: “El todo es diferente de la suma de sus partes”, Aristóteles.

Surge el interrogante sobre ¿Qué produce los sistemas sociales?, significación.

La tercera consiste en entender la vida social como un juego de percepciones, donde los seres humanos viven en un mundo excluyente, la tarea del comunicador es escuchar para conmover y hacer de su labor una vida social que tolera a todos y todas las situaciones que surgen en el diario vivir.

La cuarta estrategia es el factor cultural, donde la cultura está ausente de la actual teoría estratégica.

El ser humano debe recuperar el mito, la religión y ver la sociedad como un espacio de concentración donde el comunicador tiene mucho que hacer.

Y la quinta consiste en que no hay estrategias de tiralíneas, es decir, para competir en los medio hay que tener en cuenta que la labor del periodista es estar al frente de la noticia, donde también están sus colegas y entre más haya colaboración, se trabaja mejor.

Al final de la conferencia, las diferentes universidades de otras ciudades hicieron dos preguntas, bastante complejas ya que el doctor insistía que no podía hablar mucho del problema local porque no conocía los problemas que en este país existen, así que con su conocimiento y experiencia en el exterior respondió de una manera coherente a los interrogantes.

Luego de casi dos horas, el cordinador de la facultad, doctor Hèctor Téllez culminó la sesión con un hasta pronto y agradeciendo la asistencia de todos aquellos que aún seguían allí.