Thursday, May 18, 2006

NOTICIA: LAS CHIQUITECAS

Las chiquitecas, un nuevo dolor de cabeza para padres de familia y policías

AHORA LOS NIÑOS TAMBIÉN “RUMBEAN”

El Alcalde Luís Eduardo Garzón, ya hizo su presencia para hacer un cambio en el Código de Policía, donde deberá contener reglamentos que ayuden a controlar la situación de los más pequeños quienes solo quieren divertirse después de un arduo día de estudios en sus colegios.

Las chiquitecas son las famosas fiestas para menores de edad, donde se realizan en las horas de la tarde para no levantar sospecha con las autoridades.

Por lo general sábados y domingos.

Cientos de niños acuden a estos lugares clandestinos, muchas veces sin el consentimiento de sus padres, con la excusa perfecta: “Voy a hacer tareas”.

La policía metropolitana de Bogotá, ha hecho allanamientos y ha encontrado hasta 400 niños en un mismo lugar.

Donde se procede a llamar a sus familiares, para entregar uno por uno al menor, y con la sorpresa de los padres al no saber lo que hacen sus angelitos.

También, en el Barrio Restrepo, se hizo el mismo procedimiento, en un bar que se encontraba escondido detrás de un local comercial.

Como ésta, una de las estrategias de los propietarios para aprovecharse, existen más y cada día se extiende por toda la ciudad.

La situación se está descontrolando, los establecimientos se están camuflando y los que se han cerrado, cambian su razón social para nuevamente abrir las puertas a los menores de edad.

Muchos aseguran, que son sitios donde se expiden drogas como la marihuana, alcohol, cigarrillo y hasta presencia de armas, todo eso por tan sólo $ 1000 pesitos para los más pequeños y $ 1500 para los adultos, que también asisten.

En esta clase de fiestas, se puede ver a una niña ya sea de 14 ó 15 años, bailando con un hombre hasta de 40.

Lo que se quiere prevenir no solo es el consumo de alucinógenos, sino también, un problema de violación o maltrato infantil.

El consejo de Bogotá, aprobó el acuerdo 112, divulgado por el doctor Enrique Peñalosa, ex alcalde de Bogotà, donde instaura que, los menores de 14 años, no podrán asistir a ningún sitio de éstos, como whiskerías, bares, etc.

Todo, para la protección del menor y la sanción de todos aquellos que quieren sacar provecho de estos clintelitos.

Además, también se castigará a todos los padres de familia con el hecho de perder la patria potestad de sus propios hijos.

Queda, entonces prohibido la realización de éstas fiestas, dicho por el alcalde Garzón, en toda la ciudad.